Su interés se centra en la unión de dos mundos distintos, que al parecer y en primera instancia no tendrían relación: el dibujo tradicional y los medios digitales.

Como resultado los distintos imaginarios convergen en múltiples obras y buscan identificar estéticas particulares con características románticas dentro de los productos culturales contemporáneos. Desde la observación meticulosa propone capturar elementos plásticos que pueden materializarse tanto en soportes bidimensionales como tridimensionales.