INTERFAZ_IG_SQUARE-0003.jpg

INTERFAZ

El "ars erotica"* extrae su verdad de la exploración misma del deseo, de otras formas de ordenar el cuerpo, de la ley misma del sexo. Es primero aquí la experiencia lo que cuenta, y por ello lo que desafía la norma. Por otro lado, la "scientia sexualis" establece todo un dispositivo de sexualidad que obedece a una forma social, política y económica en la que se deben ordenar los cuerpos; obliga a su docilidad para el sostén de un sistema. Toda "ars erotica" desafía así a toda "scientia sexualis", en tanto ella explora constantemente los límites de lo que puede pensarse, decirse y hacerse sobre el sexo, reubica los placeres, instala nuevas formas de obtenerlo y establece un nuevo discurso sobre los cuerpos, y por lo tanto sobre el deseo. 

(*Ars erotica: Propia de civilizaciones ajenas a Occidente como la India, la China y el Japón, aquí la verdad del sexo se extrae de la práctica misma, el discurso es posterior a la experiencia. Scientia sexualis: Desde el siglo XIX se aceleró el proceso en Occidente de imponer una forma rigurosa sobre el sexo. A partir de aquí, a través del discurso una ley establece, antes de la experiencia, la verdad sobre el sexo). 

–Marco Cortés

 

TERREMOTO MAGAZINE
Lanzamiento Issue 12

Con motivo del 50º aniversario de 1968, este 12º número reflexiona sobre la noción de independencia y libertad, a través de varias contribuciones en torno a la autonomía de los cuerpos, sexualidades y pensamientos, así como de los pueblos, ecosistemas y dogmas, tanto autoritarios como emancipatorios.